La palabra “morosidad” se refiere a la práctica por la cual una persona física, jurídica o un deudor no paga al vencimiento de su obligación. Así, este deudor es conocido como “moroso”. 

Para que se dé esta morosidad debe existir de por medio un documento vinculante legalmente reconocido. Esto puede ser cualquier tipo de contrato, una factura o un cheque, escrituras hipotecarias o contratos de servicios telefónicos, entre otros. 

En este contrato se deben especificar ciertas condiciones que puedan acreditar que la persona en cuestión es morosa. Entre ellas, la fecha de vencimiento de la obligación. Es decir, no es posible considerar cualquier impago como morosidad. 

Que un deudor sea un moroso, es decir, que una persona no pague al vencimiento de su obligación, no quiere decir que no vaya a pagar nunca. 

 

Métodos para garantizar el cobro de una deuda

Hay diferentes tipos de procedimientos para poder avalar el cobro de una deuda:

  • Aval: Es un tipo de contrato en el que se garantiza el pago de las obligaciones cuando el deudor no puede asumirlas.
  • Seguro de crédito: Es una herramienta que utilizan las organizaciones para protegerse del riesgo de impago en operaciones nacionales e internacionales.
  • Factoring: Se trata de una actividad de financiación que se utiliza para conseguir liquidez instantánea adelantando el cobro.

 

Consecuencias de la morosidad

Cuando una persona se considera morosa, la consecuencia principal es la inclusión de esta en un fichero de morosos. Entrar en uno es muy fácil, ya que es suficiente con no cumplir una obligación de pago sencilla. No obstante, salir de una es mucho más complicado.

Estos documentos pertenecen a bancos, asociaciones financieras o empresas privadas. El fichero más común es Asnef. Cuando una persona quiere solicitar un préstamo o financiación la entidad consulta estos documentos para comprobar si la persona que lo solicita es segura para este banco, económicamente hablando. En el caso de aparecer en un fichero de morosos, la persona en cuestión no podrá recibir la financiación. 

Si apareces o crees que puedes aparecer en un fichero de morosos llama al 944 489 152 o rellena este formulario y nosotros nos pondremos en contacto contigo para conseguir que salgas de los ficheros. ¡Accede a la financiación que necesitas!

Llama¿Tienes dudas?

¡Mira lo que hacemos por ti!

Campo obligatorio
Teléfono incorrecto


Campo obligatorio

¡Gracias!

Uno de nuestros expertos le llamará en cuanto sea posible


Nuestro horario de atención es:

Lunes a Jueves de 9:00 a 19:30Viernes de 9:00 a 15:30

Política de privacidad


Los datos que nos facilitas en el registro formarán parte de una base de datos de iMorosity SLL, con domicilio en Edificio Metroalde 6A Dpto. C (Bilbao) y serán tratados para facilitarte la información solicitada y poder contactar contigo en el futuro para llevar a cabo acciones comerciales, en caso de que nos hayas proporcionado tu consentimiento marcando el check habilitado al efecto.

Podrás ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, limitación dirigiéndote a iMorosity a la dirección antes indicada. Mantendremos tus datos mientras no ejerzas tu derecho de cancelación. Podrás ponerte en contacto con el Delegado de Protección de Datos (DPO) a través de: atc-suscripcion@imorosity.com