Un impago de produce cuando una persona o empresa no responde a sus obligaciones de pago, por lo que se genera una deuda.  Cuando se contrata un préstamo, las dos partes que intervienen en el acuerdo determinan la cuantía del pago en forma de intereses y la forma en la que se va a realizar, por lo que su imcumplimiento deriva en un imago de la deuda.

El Impago de cualquier factura supone originar una deuda, con todo lo que puede suponer. Una de las consecuencias más inmediata es que el acreedor inscriba al deudor en una lista de morosos.  Hoy en día se pueden contratar seguros para protegerse de estas situaciones que nos generan deuda, por ejemplo, ser poseedor de un seguro de impago de alquiler o simplemente un seguro de impago. Lo que se pretende con este tipo de productos es protegernos si originamos una deuda motivada por un impago, el problema es que son productos por lo general bastante caros de contratar y no se les suele asegurar a personas particulares o empresas que tengan algún tipo de deuda anotada en las listas de morosos.

El impago siempre nos va a provocar numerosos problemas, demandas, denuncias y temas no deseados que pueden afectar no sólo a nuestra renta, puede afectar incluso a una pensión e incluso a nuestra capacidad de adquisición de productos de primera necesidad. Un impago también puede afectar a las personas de nuestro entorno en caso de tener algún aval de familiares o amigos.

El impago de una letra de la hipoteca, de una mensualidad del alquiler, la factura del teléfono o del gas suele acabar con el deudor dentro de una lista de morosos.  Es muy importante conocer todas las consecuencias aparejadas al impago. Muchas veces el deudor no es consciente de todas las repercusiones hasta que ya está dentro del fichero. Es más, es posible que el cliente se haya olvidado de la deuda y tiempo después cuando vaya a comprarse un coche o al pedir financiación en un comercio de lo denieguen por estar dentro de estos famosos ficheros.

Es más, en el caso de algunas empresas como puede ser el Estado a la hora de intentar cobrar su deuda pueden embargar los inmuebles del morosos. Es muy importante estar al corriente de todos los pagos para no sufrir ninguna de estas situaciones.

Llama¿Tienes dudas?

¡Mira lo que hacemos por ti!

Campo obligatorio
Teléfono incorrecto


Campo obligatorio

O llama al

623 183 185

¡Gracias!

Uno de nuestros expertos le llamará en breves momentos


Nuestro horario de atención es:

Lunes a Jueves de 9:00 a 19:30Viernes de 9:00 a 15:30

Política de privacidad


Los datos que nos facilitas en el registro formarán parte de una base de datos de iMorosity SLL, con domicilio en Edificio Metroalde 6A Dpto. C (Bilbao) y serán tratados para facilitarte la información solicitada y poder contactar contigo en el futuro para llevar a cabo acciones comerciales, en caso de que nos hayas proporcionado tu consentimiento marcando el check habilitado al efecto.

Podrás ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, limitación dirigiéndote a iMorosity a la dirección antes indicada. Mantendremos tus datos mientras no ejerzas tu derecho de cancelación. Podrás ponerte en contacto con el Delegado de Protección de Datos (DPO) a través de: atc-suscripcion@imorosity.com