Las empresas son organizaciones de recursos y personas cuyo propósito es obtener beneficios económicos mediante la realización de actividades específicas. La creación de una empresa, a menudo, es una respuesta a la necesidad de ofrecer un servicio o satisfacer una necesidad en un entorno específico. Además, con el objetivo de beneficiarse económicamente de ello.

Así, un emprendedor o grupo de emprendedores debe reunir los recursos logísticos y económicos pertinentes con el fin de poder afrontar este desafío empresarial y alcanzar las metas marcadas; utilizando los denominados factores productivos: trabajo, tierra y capital.

 

Sectores empresariales

Considerando los tipos de actividades que desarrolla una empresa en la economía, estas se clasifican en uno de los siguientes sectores:

Sector primario

El sector primario es el que se dedica a las labores y mano de obra. Estos son el sector ganadero, pesquero, agrícola, minero y forestal.

Sector secundario

El sector secundario se dedica a la construcción. Son quienes transforman los productos del sector primario. Estos son el sector industrial, energético, minero, de la construcción y los bienes culturales.

Sector terciario

El sector terciario se dedica al sector de servicios. Estos son el sector transportes, comunicaciones, comercial, turístico, sanitario, educativo, de las artes, financiero y administrativo.

 

Criterios de clasificación de las empresas

Dependiendo del número de trabajadores, el volumen de ventas o el total de activo, las empresas pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Microempresas: normalmente tienen hasta 10 trabajadores.
  • Pequeñas: aquellas empresas que tienen hasta 50 trabajadores.
  • Medianas: se refiere a las empresas que tienen hasta 250 trabajadores.
  • Grandes: son las empresas que tienen más de 250 trabajadores.