El dinero hace referencia a todo aquel activo o bien que se acepta generalmente como medio de pago y cobro para realizar las transacciones de nuestro día a día.

Esto no es simplemente los objetos redondos metálicos o los papeles que acostumbramos a ver como monedas y billetes respectivamente. El dinero se trata de toda aquella clase de activos que una comunidad acepte como medio de pago y cobro. Para facilitar las transacciones entre los ciudadanos se creó el dinero físico.

Mucho antes de que existiera el dinero, este tipo de transacciones y pagos se realizaban mediante trueques. Pongamos un ejemplo del trueque: yo me dedico a criar vacas y tu a sembrar patatas y podemos llegar a un acuerdo para intercambiar productos. Si yo te diese carne de vaca tu me darías a cambio “x” kg de patatas. Pero… ¿y si tu no quieres carne de vaca? Intentaría conseguir algo que te interesase intercambiar. Y así es como nació el dinero.

¿Sólo se considera dinero físico el dinero?

No. También existe el dinero electrónico o cualquier activo que se pueda utilizar como medio de pago o de cobro. Por ejemplo, una factura, al ser un documento de cobro también se considera dinero, pues a su poseedor o a quien se endose, tiene derecho a cobrar la cantidad indicada.

Al igual que los cheques, pagarés o letras de cambio, que al ser mecanismos legales y comúnmente aceptados, dan a su poseedor el derecho de pago o a su acreedor la obligación de pago. Una tarjeta de crédito o un aval también lo son por los mismos motivos, son anotaciones contables respaldadas por una cuantía económica.

¿Qué usos tiene el dinero?

Las funciones que realiza el dinero son prácticamente insustituibles por cualquier otro método conocido. Los tres usos principales del dinero son:

  • Unidad de cuenta: se utiliza para poder determinar el precio de cada producto o servicio.

  • Medio de cambio: para poder llevar a cabo transacciones comerciales mediante pagos y cobros.

  • Depósito de valor: el dinero no se deteriora. Siempre es un depósito de valor para todas aquellas personas que ahorren para emergencias o diferentes situaciones de a vida diaria.

Antiguamente las monedas tenían un valor intrínseco, es decir, que valían su composición en oro. Las monedas tenían valor porque estaban compuestas de oro y plata, y valía su peso en este preciado metal. Hoy día el dinero es fiduciario, esto quiere decir que, nosotros mismos le otorgamos un valor generalmente aceptado que viene marcado por la propia moneda. Sabemos que una moneda de 2 euros vale dos euros porque lo aceptamos, sin embargo su composición apenas vale 20 céntimos.

Llama¿Tienes dudas?

¡Mira lo que hacemos por ti!

Campo obligatorio
Teléfono incorrecto


Campo obligatorio

¡Gracias!

Uno de nuestros expertos le llamará en cuanto sea posible


Nuestro horario de atención es:

Lunes a Jueves de 9:00 a 19:30Viernes de 9:00 a 15:30

Política de privacidad


Los datos que nos facilitas en el registro formarán parte de una base de datos de iMorosity SLL, con domicilio en Edificio Metroalde 6A Dpto. C (Bilbao) y serán tratados para facilitarte la información solicitada y poder contactar contigo en el futuro para llevar a cabo acciones comerciales, en caso de que nos hayas proporcionado tu consentimiento marcando el check habilitado al efecto.

Podrás ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, limitación dirigiéndote a iMorosity a la dirección antes indicada. Mantendremos tus datos mientras no ejerzas tu derecho de cancelación. Podrás ponerte en contacto con el Delegado de Protección de Datos (DPO) a través de: atc-suscripcion@imorosity.com